Octubre Rosa y la Alimentación

en 11 de Oct de 2023

La prevención de enfermedades severas puede empezar por una buena alimentación

Por Karen Longo – Nutricionista y Consultora de Nutrición, Korin

¿Qué significa el Octubre Rosa?

La campaña conocida como Octubre Rosa se lleva a cabo todos los años desde 1990. El mes de octubre es reconocido internacionalmente como un mes marcado por acciones afirmativas relacionadas con la prevención y el diagnóstico precoz del cáncer de mama.

Además de someterse a los exámenes preventivos (diagnóstico por imágenes y autoexamen de las mamas) para detectar cualquier cambio o anomalía que puedan estar asociados con la enfermedad, es importante aprovechar este mes de concienciación y prevención para entender que las decisiones tomadas por la industria de alimentos podrían ayudar a evitar este tipo de enfermedad.

Al observar de manera dirigida las enfermedades mamarias severas que afectan a las mujeres, es importante considerar el balance de las hormonas estrogénicas en el organismo, que influye en el proceso de enfermedad.

Por otro lado, la actividad estrogénica de sustancias químicas presentes en el medio ambiente, también llamadas estrógenos ambientales, ha sido descrita en la literatura desde hace más de 35 años.

Estudios recientes han asociado esta exposición con problemas de salud como una mayor incidencia de ciertos tipos de cáncer de mama y/o del tracto reproductivo.

Existe una relación entre el balance hormonal sano, los estrógenos ambientales y su alimentación. Vamos a comprenderla mejor.

¿Ha usted oído hablar de los disruptores endócrinos?

Los disruptores endócrinos son sustancias químicas que alteran el funcionamiento normal del sistema endócrino e interfieren en la función hormonal. También se conocen como alteradores o interferentes endócrinos.

Estas sustancias imitan, bloquean, aumentan o disminuyen los niveles de hormonas en el organismo, resultando en cambios en la función endócrina, especialmente de las funciones sexual y reproductiva.

Los disruptores químicos se acumulan en el tejido adiposo y su eliminación es difícil. Ellos actúan como hormonas producidas naturalmente por las glándulas, alterando el funcionamiento normal del organismo.

Estudios recientes han asociado esta exposición con problemas de salud como una mayor incidencia de ciertos tipos de cáncer de mama y/o del tracto reproductivo.

Los disruptores endócrinos son sustancias químicas presentes en el medio ambiente que pueden contaminar los alimentos.

Se conocen alrededor de 11 millones de sustancias químicas en todo el mundo, y aproximadamente 3,000 de estas son producidas a gran escala. Varios compuestos químicos de uso doméstico, industrial y agrícola han demostrado tener actividad hormonal.

Ejemplos de tales productos químicos son los insecticidas, detergentes, repelentes, desinfectantes, fragancias, solventes, así como agentes presentes en los efluentes industriales, residenciales, y en las plantas de tratamiento de agua y alcantarillado.

Las maneras más comunes de exponerse a estas sustancias son:

  • contacto con el agua, suelo o alimentos contaminados (p. ej., pesticidas utilizados en los cultivos agrícolas)
  • contacto con productos industriales (p. ej., embalajes plásticos, recubrimiento interno de latas)
  • uso de botellas o vasos plásticos, contenedores de plástico para almacenar alimentos, boquillas de biberón
  • uso de productos de belleza o higiene personal (p. ej., maquillaje, esmalte de uñas, crema hidratante, protector solar, champú)
  • manipulación, inhalación o ingestión de productos contaminados por los trabajadores del campo/industria y habitantes

Los ejemplos de productos usados como pesticidas, herbicidas y fungicidas que se consideran disruptores endócrinos incluyen:

  • DDT, Metiran, Dieldrin, Paratión, Glifosato

La mayoría de los alteradores endócrinos son absorbidos por vía digestiva; sin embargo, la contaminación también puede darse a través del aire o de la piel, o aún a través de la transferencia de la madre al feto durante la gestación, o de la madre al hijo durante la lactancia.

¿Qué podemos hacer para reducir la exposición a los disruptores endócrinos?

  • Comer frutas, legumbres y verduras producidos en sistemas de producción orgánica, sin el uso de herbicidas y pesticidas
  • Consumir alimentos de origen animal provenientes de sistemas que no utilizan antibióticos
  • No consumir alimentos provenientes de explotaciones que utilizan glifosato
  • No utilizar el horno de microondas para calentar alimentos en recipientes plásticos
  • No ofrecer mordedores o juguetes de plástico a los niños

Aún no se conocen los niveles de disruptores endócrinos necesarios para causar daños a la salud humana. Sin embargo, estudios demuestran que incluso niveles mínimos, si consumidos de manera constante y cumulativa a lo largo de la vida, pueden ser nocivos para la salud.

 

¿CÓMO MEJORAR LA CAPACIDAD DEL ORGANISMO DE PROTEGERSE DE ESTAS SUSTANCIAS QUÍMICAS DESPUÉS DE SU INGESTIÓN?

La mejor manera de proteger un organismo sano de los efectos negativos de los disruptores endócrinos y otras sustancias químicas tóxicas que pueden dañar la salud es aumentar la capacidad de transformarlas para que puedan ser eliminadas. O, en otras palabras, mejorar su capacidad de detoxificación.

El hígado y todas las células involucradas en el proceso transforman las sustancias tóxicas para que puedan ser eliminadas del organismo.

Descubra qué alimentos tienen esta capacidad e inclúyalos en su alimentación diaria:

  • Vegetales Brassica: col, repollo blanco, repollo morado, arúgula, berro;
  • Especias: azafrán, jengibre, romero, tomillo, orégano, cilantro;
  • Tés como: té verde, manzanilla, diente de león, alcachofa;
  • Semillas oleaginosas: castaña de Pará, chía, linaza;
  • Agua: ¡recuerde siempre hidratarse!

¿QUÉ LE PARECE INCLUIR UN JUGO DETOX EN SU RUTINA DIARIA DURANTE LA PRIMAVERA?

 

JUGO DETOX KORIN

 

Ingredientes

  • 1 hoja de col orgánica
  • 1 pedazo de jengibre orgánico
  • 200 ml de té (té verde, romero, manzanilla o diente de león)*
  • 1 cucharada sopera de semillas de linaza orgánica o chía orgánica Korin
  • 1 cucharada sopera de miel orgánica Korin
  • 1/2 manzana o 1 rodaja de piña

Preparación

Dejar las semillas de linaza o chía en remojo en agua durante al menos 6 horas (o de un día para otro).

Mezclar las semillas (incluida la sustancia mucosa que se suelta)

y todos los demás ingredientes en una licuadora durante 1-2 minutos, hasta que todos los ingredientes estén integrados.

Añadir hielo al gusto en los días más calurosos.

Beber inmediatamente para aprovechar el sabor refrescante de los ingredientes.

*Para preparar el té utilizado en el jugo:

Infusionar 1 cucharada (postre) de la hierba de su preferencia en 200 ml de agua casi hirviendo durante 5 a 10 minutos. Luego colar y añadir al jugo.

Pruebe también: